Configurar Microsoft Office para utilizar el formato Open Document

Con el cada vez más extendido uso de formatos abiertos y libres así como la proliferación de distintas plataformas, la interoperabilidad se convierte en algo indispensable en el uso diario de las tecnologías.

Es por ello que se creó el Open Document Format (ODF) para permitir la interoperabilidad de los documentos con distintas suites de ofimática y sistemas operativos.

Microsoft Office utiliza por defecto su formato propietario, el OOXML (Office Open XML, también llamado MOX por otros, Microsoft Open XML), que de abierto tiene poco. Las extensiones del OOXML son las antiguas del Office pero añadiéndole una x: .docx, .xlsx, .pptx.

Si bien es cierto que el formato ODF hasta su versión 1.2 no tuvo bien especificado el sistema de fórmulas, eso ya forma parte del pasado. Los estándares evolucionan con el tiempo y mejoran. De hecho aún falta especificar un estándar para macros.

Así pues, debido a que OOXML es difícil que sea soportado nativamente por todas las suites ofimáticas existentes, lo más conveniente es configurar Office para guardar en formato ODF. MS Office ofrece soporte a ODF desde Office 2007 SP2. Basta con seguir los siguientes pasos:

  1. Abrir el menú archivo->opciones
  2. Sección Guardar.
  3. Escoger formato






Y le indicáis que lo haga efectivo para el resto de aplicaciones de Microsoft Office.

Si no lo ponéis así, entonces siempre habría que usar el Guardar Como y seleccionar el formato OpenDocument (texto de OpenDocument, hoja de cálculo de OpenDocument, etcétera).

En el caso de empresas, se pueden cambiar las directivas de grupo.

Una lista de compatibilidad de Office con ODF la podéis encontrar aquí (Excel) y aquí (Word). Hay características que aparecen marcadas como incompatibles, sin embargo con otras suites sí que se pueden usar.
Por supuesto, otra opción es usar LibreOffice ó Calligra.

Comentarios