sábado, 12 de abril de 2014

Android KitKat 4.4.2 en Samsung Galaxy S2 de la mano de CyanogenMod

El sistema operativo móvil libre de Google anda ya por la versión 4.4 apodada KitKat (cada versión mayor tiene nombre de postre o dulce: Donut, Gingerbread, Icecream Sandwich, Jelly Bean y ahora KitKat). A lo largo de un año pueden sucederse varias versiones de Android pero los fabricantes no están por la labor de mantener dicha cadencia de publicaciones y los teléfonos muchas veces quedan anticuados incluso cuando son actualizados puesto que rara vez reciben la última versión disponible sino la que han podido testear los fabricantes pasando por todo su ciclo de QA (Quality Assurance), ya que no hemos de olvidar la morralla que los fabricantes de teléfonos Android desean añadir para tratar que los usuarios queden atrapados en sus terminales en vez de hacer valer su producto por su calidad y buena terminación, muchas veces replicando funcionalidad de forma innecesaria con tiendas propias y aplicaciones propias que añaden más servicios en segundo plano que el común de los usuarios no usa, tirando de los servicios de Google o sustitutos libres que no menoscaban la privacidad.

Desde los inicios de Android este sistema se ha distribuido libremente con licencias GPL y Apache entre otras, delimitando claramente las partes que los fabricantes podían cerrar, es decir, partes sobre las que pueden colocar añadidos propios sin necesidad de publicar el código fuente.
Esta disponibilidad ha dado fruto a múltiples distribuciones Android, cada una soportando una serie de teléfonos distintos, misma situación que la de las diferentes distribuciones GNU soportando distintos modelos de routers, ordenadores o lo que sea.
Dentro del mundo Android si hay una distribución que ha tomado especial relevancia ha sido CyanogenMod (/s.ˈæn..ˌɛn.mɒd/). Distribución Android muy extendida que ha llegado a establecerse como empresa y lograr un acuerdo de distribución y comercialización con la china Oppo en su Oppo N1.

CyanogenMod tiene bastantes cosas buenas y viene sin ningún tipo de bloatware (software basura) del fabricante.


Lo que aparece en las dos imágenes de arriba son las aplicaciones que trae instaladas por defecto. Ni una más ni una menos. El reproductor de música Apollo, el Calendario y el Correo pienso que son las más habituales de usar. La aplicación «Correo» tiene una interfaz idéntica a la de Gmail con la diferencia obvia de poder utilizar no sólo cuentas de Gmail sino cualquier cuenta de correo electrónico que admita IMAP.
Destacar que no hay aplicaciones de Google por lo que puedes usar única y exclusivamente F-Droid sin tener los servicios de Google en tu sistema. Open Street Maps es una buena alternativa a Google Maps. YouTube ya no está tan claro que tenga mucha alternativa. Gmail desde luego la tiene y viene incluida con la propia Cyanogen. OsmAnd puede servir como aplicación para usar los servicios de OpenStreetMaps y evitar usar Google Maps, mapas de los cuales compañías como Apple se han servido para crear su propio servicio de mapas. Aparte del todo en uno OsmAnd, puedes usar OSMTracker y OsmGpxUploader para añadir información a los mapas de OpenStreetMaps. Nótese que estas aplicaciones no sirven para crearte tus rutas de paseo, mirar tiempos, distancias, etcétera. Lo único que hacen es ir guardando las coordenadas GPS del trayecto realizado para poder añadirlas posteriormente a un servicio de mapas. Para eso tienes el mismo OsmAnd.

Continuando con las bondades de CM, está la posibilidad de enviar SMS cifrados usando TextSecure. Sin embargo para activar esta característica se requiere tener la Play Store instalada, aunque no es necesario tener la cuenta Google activada/registrada.
La selección de aplicaciones incluida cumple bien con su función, por ejemplo la aplicación de reproducción de música (Apollo) incluye la disposición de los controles de reproducción en la pantalla de bloqueo. El sistema tiene múltiples opciones de configuración desde la bandeja de notificaciones (botones para activar/desactivar cosas como el GPS, abrir la cámara, cambiar el indicador de cobertura y de batería, etcétera) hasta el control de los datos personales a los que puede acceder cada aplicación (personalizable por aplicación). Y estoy seguro que me encontraré con algunos detalles más en su manejo, como por ejemplo los botones de configuración de la barra de notificaciones, que aparecen si se saca el desplegable desde la esquina derecha (reloj, indicadores) o al pulsar sobre el reloj con la bandeja de notificaciones desplegada se abre el cronómetro y se se hace lo mismo con la fecha se abre la aplicación de calendario. También se puede activar la posibilidad de cambiar el brillo de la pantalla deslizando el dedo sobre la barra de notificaciones, como antes se podía hacer con las distribuciones Android de Samsung.
Por supuesto la posibilidad de superusuario (root) está ahí y permite tener un control y registro sobre las aplicaciones que usan el superusuario.



La instalación de CyanogenMod a día de hoy es más sencilla que nunca. Puedes descargar el instalador desde el sitio web de CM o bien hacerlo a la antigua y grabar la distribución Android en tu teléfono usando el Custom Recovery correspondiente, siguiento las instrucciones para tu teléfono.
Yo lo he hecho con Custom Recovery (Clockwork, CWM) siguiendo las instrucciones de la wiki para el Galaxy S2, con Heimdall bajo Ubuntu grabas el CWM y luego arrancas el CWM para grabar el .zip que contiene CyanogenMod. Para el Galaxy S2 no hay versiones estables de CM11 (Android KitKat 4.4.2) así que he tirado de Nightly (actualizaciones diarias, aunque la distribución una vez instalada viene configurada por defecto para buscar actualizaciones semanalmente). Nota: hay que poner la opción «--kernel» en mayúsculas: «--KERNEL».

Mi Galaxy S2 estaba en Android Jelly Bean 4.1.2 y al meterle el CWM que aparece en las instrucciones el teléfono se quedaba con la pantalla en negro al pasar el logotipo del gestor de arranque (con su correspondiente triángulo amarillo que se puede quitar con Triangle Away). Pero como el CWM seguía estando disponible saqué la tarjeta microSD, le grabé el .zip con Cyanogen y seguidamente desde CWM cargué Cyanogen en el teléfono. Podéis hacerle todas las perrerías que queráis al teléfono mientras conservéis el arranque y el download mode.

Si a pesar de que CM y F-Droid pueden cubrir gran parte de las necesidades de un usuario cualquiera (algunas de las aplicaciones que CM trae de serie están en F-Droid) seguís queriendo usar las aplicaciones de Google, en la wiki de Cyanogen hay enlaces disponibles. El .zip se debe de cargar en el teléfono mediante CWM.

Importantísimo hacer una copia de seguridad de vuestra agenda de contactos y SMS como mínimo, además de fotos, vídeos y otros si no los guardabais en la microSD. Para los SMS podéis usar «SMS Backup & Restore», guarda los mensajes en un XML en la carpeta que indiquéis. Para los contactos, si los tenéis guardados en la SIM entonces ningún problema, en caso contrario, hay aplicaciones de sobra para ello.

Con CM podréis tener siempre la última versión de Android, siempre que vuestro teléfono tenga alguien que le prepare una CM. Además tendréis un sistema más libre a falta de drivers libres para la mayoría de hardware móvil. En este sentido la situación de los móviles es la misma que la de los ordenadores hace 15 años: mucho driver cerrado, pésima calidad de los mismos y bugs por todos los sitios que hay que sortear.

Si por lo que fuera quisierais  volver a la distribución Android que vuestro teléfono traía de serie, se puede hacer, pero antes de meter Cyanogen anotad los números de serie que aparecen en la Información del Sistema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario