viernes, 14 de febrero de 2014

Día de los enamorados del Software Libre 2014

Hace un par de años escribí una entrada sobre la campaña que la FSF prepara cada año el 14 de febrero en torno a San Valentín, una festividad poco celebrada aquí en España (contrastando con el Halloween y demás poyardeces). Bien, éste año hay de nuevo otra campaña, igual que el año pasado (de la cual no escribí ninguna entrada). Coincidente con mi paso a Kubuntu desde Ubuntu, quizá pueda hacer algún comentario acerca de lo bueno del software libre. Una de las primeras cosas buenas es que tienes total libertad de hacer con él lo que quieras. Si deja de serte útil, lo cambias. Si pierde funcionalidad, lo cambias. Si lo que dejaste ha mejorado vuelves a usarlo sin problemas de licencias.
Así pues, aprovechando esas bondades, decidí pasarme de nuevo a Kubuntu. Es una decisión que llevaba cierto tiempo meditando, aproximadamente desde que salió KDE 4 hace 6 años, y con la salida de GNOME 3 dicha decisión ha ido tomando más fuerza a medida que se han ido sucediendo las distintas versiones de GNOME hasta llegar a la actual basura infecta que ni los retoques de Canonical pueden hacer nada por mejorarla. Tanto es así que Canonical va a hacer su propio gestor de archivos con Qt y así dejar de usar Nautilus.

Con el estado actual de Qt4 o incluso Qt5, me plantearía crear un escritorio entero nuevo o utilizar directamente KDE con unas serias modificaciones para asemejarlo a la interfaz actual de GNOME3 + Unity. Qt siempre me ha parecido una biblioteca muy buena, con una más que decente documentación a diferencia de GTK que se creó para un programa (el GIMP, y GTK significa precisamente Gimp Tool Kit). El caso es que cuando Qt se creó en un principio era privativa y no fue hasta más tarde que empezó a tener licencia dual, una libre y otra privativa con soporte de Trolltech (empresa que manejaba Qt hasta venderse a Nokia, y luego de Nokia ha pasado la pelota a Digia).
Debido a esa licencia privativa en sus inicios, la FSF decidió crear su propia biblioteca gráfica para su proyecto GNU y de ahí salió GTK y con ella GNOME, en contraposición a KDE y Qt. Bueno, estos dos escritorios han generado largos debates y flamewars en Internet, como el que debate sobre blanco o negro, sobre PP o PSOE (quizá ahora ya no tanto, PPSOE), iOS o Android o sobre PS4 o Xbox One (nota: PS4 usa software libre, Xbox One no y además es de Microsoft, aunque PS4 no publica los fuentes modificados de su BSD).

Total, que salió GNOME 3 y ahí vinieron cambios en Nautilus y otros programas asociados a GNOME que han ido mermando su funcionalidad y usabilidad. En cambio KDE al pasar del 3 al 4 hizo una gran mejora en cuanto a usabilidad. Interfaces más limpias y un explorador de archivos, Dolphin, más estilizado (algo que los usuarios acérrimos de KDE 3 sin duda criticaron, su tan estimado Konqueror fue defenestrado).

KDE siempre ha sido más del estilo Windows en su configuración por defecto: un único panel (o barra de tareas en terminología Windows), el menú K (equivalente al menú de inicio de Windows), la bandeja del sistema, etc. Además, en KDE la idea de KPrograma era mucho más usada que en el caso de GNOME. Instalar un KPrograma significa arrastrar medio KDE consigo, lo cual si usabas GNOME era bastante mierda porque no sólo tenías que cargar la biblioteca Qt además de GTK y las bibliotecas de GNOME sino que además tienes que cargar en memoria las de KDE. Ojo que al revés también ocurre (instalar una aplicación fuertemente vinculada a GNOME por el uso de bibliotecas específicas de GNOME), pero hay muchos más KProgramas que GProgramas (por mucho que lleven una «g» en su nombre). Esto suponía un buen problema ya que uno quiere utilizar ciertas aplicaciones y no tienes porqué tener que instalarte 500 megas adicionales para usar, por ejemplo, el K3b o el Amarok.
Sin embargo hay cosas que se han, por llamarlo de alguna manera,  normalizado como es el caso de D-Bus que ahora es un método común para la comunicación entre procesos (IPC, Inter Process Communication), algo que por cierto va a ser integrado en el núcleo Linux (KDBus) y así de paso mejorar el rendimiento al evitar múltiples cambios entre espacio de usuario y de sistema. D-Bus fue fuertemente influenciado por DCOP, el sistema que usaba KDE, y ha sustituido a Bonobo, el que usaba GNOME y ha sustituido tanto al propio DCOP como a Bonobo, el que usaba GNOME.

En cuanto a interfaz, en el caso de GNOME teníamos una interfaz más del estilo Mac OS, con el panel en la parte superior de la pantalla y unos cuadros de diálogo de «abrir» o «guardar» también muy similares. Además, su menú de inicio no era un único menú sino tres. Estaba el menú «Aplicaciones» (término que a día de hoy parece haber inventado Apple, putos hipsters), el de «Lugares» y el de «Sistema». Lo que podías encontrar en cada uno era bastante obvio. Lugares->discos, carpetas de usuario, unidades en red, etc. Sistema->utilerías de configuración del sistema, propiedades del hardware del ordenador, etcétera.

Navegador de archivos Dolphin (hay una ventana transparente por encima)
En el estado actual de las cosas, KDE 4.11 está ya muy madurado con su Plasma (el lanzamiento de KDE 4 era para morirse) y un tema por defecto que no está nada mal, además de que el escritorio semántico parece estar más avanzado gracias a una buena integración con NEPOMUK. GNOME por el contrario se ha empeorado bastante. Si usas Ubuntu siempre puedes instalarte el escritorio que quieras, en el caso de KDE puedes instalar el paquete kubuntu-desktop. Eso sí, no garantizo que la eliminación de los paquetes de kubuntu-desktop sea del todo limpia. Algunos scripts de post-desinstalación no están muy afinados y pueden dejarte el «lightdm» sin una sesión predefinida. También tienes disponible GNOME 3 original, sin Unity ni Compiz

En el tema de escritorios, Canonical ya se ha ido oliendo el tema, empezando por el abandono de GDM (GNOME Desktop Manager) en favor de LightDM, independiente del escritorio (KDE también tiene el suyo propio, KDM) y de paso la parada del desarrollo de Compiz pasando a modo mantenimiento y empezar a dedicar recursos a su propio gestor de ventanas y ya puestos servidor gráfico.
GNOME también tiene su propio gestor de ventanas, Metacity y ahora Mutter (integrado con la GNOME Shell de GNOME 3), pero en el tiempo que salieron los entornos gráficos 3D a Metacity le faltaba bastante funcionalidad. En el caso de KDE, KWin fue rápidamente adaptado con KDE 4 e incluye mucha de la funcionalidad de Compiz con la ventaja de que su interfaz de configuración viene de serie con KDE, a diferencia de Compiz que tienes que instalarte el panel aparte.

A pesar de todo, seguiremos al tanto de la evolución de GNOME 3 y en mi caso de Ubuntu, que a partir de Ubuntu 14.10 tendrá Unity escrito en Qt, como otro paso de cara a la convergencia de escritorio y móvil.

En el caso de Windows o Mac, si la interfaz empeora su calidad o deja de gustarte, ¿qué puedes hacer? Nada. Te comes la Modern UI de Windows 8 o lo que Apple quiera poner como la caca de sus iconos movibles del «dock» o la sustitución del Exposé por Mission Control. Como mucho puedes instalar programas de terceros que cambien los temas y añadan botones aquí y allá u oculten funcionalidad no deseada o a modo de parche metan cosas como tener múltiples escritorios que nunca terminan por ofrecer una experiencia adecuada.

2 comentarios:

  1. Respecto al Nepomuk quisiera decir que de momento no funciona debidamente o al menos el lanzador de aplicaciones (menú K) no parece estar integrado con el mismo y lo que es el plugin de Amarok tampoco tiene indizada la música. En el caso de Ubuntu desde el tablero de Unity tienes acceso al motor Zeitgeist (equivalente de GNOME al Nepomuk-KDE) y todo lo que indiza.

    Ya puestos, Clementine es otro reproductor de audio que usa Qt sin depender de KDE.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho estos nuevos softwares de los que hablas, siempre son cosas a saber y que nos ayuda a mejorar, muchas gracias!

    ResponderEliminar