lunes, 27 de enero de 2014

nito75, ¿dónde estás?

En la última semana se dio a conocer la resolución de un juez de Barcelona en la cual se ordenaba la desconexión de Internet de un usuario de P2P que usaba como nickname o pseudónimo «nito75». Esto no deja de mostrar un gran desconocimiento sobre el funcionamiento de Internet y la imposibilidad de averiguar quién estaba realmente tras ese nick. No hace falta indagar en demasiados detalles técnicos para darse cuenta del porqué, así pues ahondaremos un poco en ello.
En Internet los ordenadores utilizan una dirección para identificarse dentro de dicha red. Esa dirección es una dirección que sigue un formato establecido por el Protocolo de Internet (Internet Protocol, IP). Una dirección de tipo PI se le suele llamar dirección IP. Una dirección IP consta de cuatro números separados por un punto, y cada uno de esos números debe estar en un rango del 0 al 255. Así, una dirección IP puede ir desde la 0.0.0.0 hasta la 255.255.255.255 (0.0.0.1, 0.0.0.2, 0.0.0.255, 0.0.1.255, 0.0.2.255, hasta 255.255.255.255).

También existe lo que se llama «máscara de red», que se utiliza para segmentar los rangos de direcciones por lo que utilizar a las bravas un número de dirección IP no es útil, pero eso es algo que no es necesario explicar aquí.

Total, que tenemos direcciones IP que identifican ordenadores. Y recalco lo de ordenadores. Una dirección IP no identifica a una persona, ni tan siquiera da información sobre la situación geográfica del ordenador al que identifica. Una dirección IP es una dirección inventada para poder ser usada en una red de ordenadores que utilicen el Protocolo de Internet. Si se tiene algún tipo de información geográfica más o menos fiable acerca de las direcciones IP (como por ejemplo el país al que pertenecen) es porque existen registros de direcciones en los que se indica quién ha comprado dicha dirección, quién es el propietario de esa dirección. Las conexiones a Internet de nuestras casas utilizan por supuesto una dirección IP. Dicha dirección pertenece a nuestro proveedor de Internet (Movistar, Jazztel, Orange ...), que nos la deja usar para tener una salida a Internet mediante la conexión que nos ofrece.
Teniendo en cuenta lo anterior, podemos llegar a la conclusión de que una dirección IP ni tan siquiera tiene porqué identificar a un ordenador en concreto. En el caso de las direcciones que nos proporciona nuestro proveedor de Internet, la dirección proporcionada no identifica un ordenador sino a un router. Detrás de ese router puede haber uno o más ordenadores conectándose a Internet.
Incluso en el caso de la telefonía móvil la mayoría de operadores, por no decir todos, comparten una única dirección con múltiples clientes de Internet móvil, estando éstos clientes en una red privada semejante a la que tenemos en nuestras casas.
Así pues, cuando un juez dictamina que hay que desconectar a un usuario con nickname «nito75», resulta difícil encontrar a dicha persona ya que lo único que se tiene es una hora de conexión y la dirección IP con la que dicho nickname se ha registrado. «nito75» puede ser cualquiera, incluso un vecino que roba la WiFi del acceso a Internet que tenía asignado esa dirección IP en el momento que nito75 utilizaba el P2P.
Si no es mediante investigación policial, no se puede averiguar quién es «nito75» y por tanto no se puede satisfacer la solicitud del juez de desconectar de Internet a nito75.

¿Quién está detrás de nito75?, una dirección IP desde luego que no.

1 comentario:

  1. Autocomentándome de nuevo, esto de nito75 denota un alto desconocimiento de las tecnologías por parte de la administración, por si no había sido suficiente con la comisión sinde y un sinfín de medidas que se han ido tomando.

    ResponderEliminar