miércoles, 2 de octubre de 2013

La desadministración electrónica

En España la e-Administración es un tema pendiente. Hay varias comunidades autónomas y cada comunidad implementa los sistemas bajo su criterio, distinto del de la comunidad vecina. Esto crea graves problemas de interoperabilidad que según la ley en mano no deberían de existir. Sin embargo todos sabemos que todos se pasan dicha ley por el forro de los cojones. Eso sin contar el hecho de que el diseño de los sitios web es totalmente distinto para cada comunidad. No hay dominios comunes, ni plantillas comunes, lo cual crea una gran desorientación o confusión al ciudadano que esté de paso o que quiera consultar cierta información antes de moverse por el país.

Otro caso de división inútil de esfuerzos es el dinero tirado a la basura con las distribuciones GNU Linux autonómicas. Cada comunidad en un punto determinado en el tiempo ha decidido crear su propia distribución, la han mantenido y en muchos casos la han terminado abandonando. Molinux, Max, Linkat, Asturix, Linex, Guadalinex, Lliurex, AgustuX, EHUX, Lazarux, Melinux ... en fin, una por cada comunidad básicamente. Lo más cojonudo es que todas se basan en Ubuntu salvo la de Cataluña (Linkat) que está basada en SUSE. Esto desde el punto de vista de aprovechamiento de recursos es un total despropósito. Cada una de esas distribuciones está basada en un lanzamiento distinto de Ubuntu y tiene su propio calendario de desarrollo. Esto significa distintas versiones de bibliotecas y de núcleos de sistema lo cual puede provocar algunos problemas de compatibilidad si los programas no incluyen sus propias versiones de bibliotecas contra las que han enlazado. Eso sin contar la posibilidad de tener programas anticuados que en versiones nuevas hayan corregido comportamientos o errores.

No hace falta tanta distribución. El Estado podría proporcionar una distribución base con una base común de entorno de desarrollo y el resto de comunidades no tendrían más que personalizarla con sus temas, idiomas y programas. Fíjense en lo que ocurre con Windows. Todo el mundo tiene Windows Vista, Windows 7 u 8. En cualquiera de dichas versiones la base de software es la misma. Todo el mundo que tenga un Vista se puede garantizar que tiene el mismo sistema operativo y el mismo software base si lo tiene debidamente actualizado (Windows Update, Service Packs). Luego entran en juego cosas como bibliotecas craqueadas o programas antivirus que modifican el comportamiento, software intrusivo que incluya el OEM cambiando o haciendo de intermediario de partes del sistema, etc, o incluso los programas instalados que tengan versiones distintas ya que Windows no dispone de repositorios software que permita mantener una instalación idéntica entre máquinas, pero eso es culpa o bien del fabricante del ordenador o del usuario por no respetar el, por decirlo de alguna manera, estándar Windows.

Y no sólo eso, dicha distribución GNU Linux base podría integrar cosas como el soporte para el DNIe, certificados electrónicos preinstalados en el/los navegadores, marcadores a las páginas de la e-administración, BOE, información al ciudadano, el programa PADRE para la renta, etc, todo ello listo para grabar en un CD o memoria USB para arrancar el ordenador con el CD metido o memoria conectada y así no tocar lo que haya instalado en el ordenador. Esto crea además un entorno de ejecución más seguro ya que la distribución se ejecuta independientemente de lo que haya instalado en el ordenador. El ciudadano en todo caso podría decidir si quiere instalar el sistema operativo en un arranque dual con su Windows o GNU Linux habitual.

Claro, esto también implicaría que las páginas de la administración dejasen de utilizar cosas como Silverlight o Flash (webs interactivas me vienen a la cabeza, como las que hacen uso de mapas), basando sus webs exclusivamente en XHTML y JavaScript.
Entre administraciones debería de poderse acceder a los datos del ciudadano si éste lo requiere. Esto es algo bastante necesario en el caso de la Seguridad Social y el sistema de tarjetas sanitarias, por ejemplo. La mendrugez en estos temas es exasperante.
Además, está el tema de la total descoordinación en cuanto a diseño de páginas y dónde o cómo situar la información. Desde las mismas páginas de los ayuntamientos hasta las Generalitats y Diputaciones cada entidad sigue su propio criterio de diseño y organización. Eso no es tolerable si se quiere dar un servicio satisfactorio, pero teniendo en cuenta que examinando las mismas páginas uno se encuentra con un caos, pedir que mantengan una coherencia entre administraciones es pedir la Luna. Ayuntamiento-diputación-comunidad autónoma-consejería comarcal-organismo regional. Y toda la información duplicada de distintas maneras o distribuida entre webs y sin enlaces que te lleven a las mismas. Google debería de recibir un pago por parte de las administraciones ya que hace el trabajo que deberían hacer ellas. Y luego andan los periodicuchos queriendo cobrar a Google por indizar sus páginas (eh, podéis poner un robots.txt para prohibir la indización, pero preferís continuar saliendo en el Google y cobrando, claro).

Y no entremos ya en el uso de estándares abiertos para documentos, algo que en la ley enlazada anteriormente aparece explícitamente en los capítulos V y VIII de interoperabilidad técnica y reutilización tecnológica, donde se habla de uso de estándares abiertos y de forma complementaria y opcional los de mayor uso por el ciudadano. Además el código fuente de las aplicaciones de la administración debe estar disponible, entre otras cosas, garantizándolo con el uso de la Licencia Pública de la Unión Europea, licencia copyleft que es compatible con la GPL v2 (aunque no con la GPL v3).

El trasfondo legal está cubierto y sin embargo no se hace nada al respecto. Algunos servicios sí que han cambiado, y tienen incluso el logotipo de cumplimiento de estándares de la W3C, pero otros muchos siguen bastante descolgados. Podría citar aquí punto por punto el Real Decreto 4/2010, de 8 de enero, por el que se regula el Esquema Nacional de Interoperabilidad en el ámbito de la Administración Electrónica, pero para eso mejor leérselo que está bastante bien. Además se puede bajar en formato EPUB, en XML o en PDF. No estaría mal incluirlo en formato OpenDocument.

1 comentario:

  1. La administración no tiene ningún interés por que viven del papeleo. Y se acabó.

    ResponderEliminar